¿La increíble levedad de ser un Fashion Blogger? Texto:

ESTE POSTEO FUE ORIGINALMENTE PUBLICADO EL 26 de JUNIO del 2012 EN EL DINAMO.CL

La moda es vista desde sus comienzos como el espacio declarado de la frivolidad y cuesta, muchas veces, decir lo contrario. Así, en esa categorización también comienza a hablarse de manera similar de quienes trabajan en la moda y hoy, cuando las redes sociales han hecho una entrada masiva en nuestras vidas, reformulando incluso nuestra forma de relacionarnos, aparece un nuevo personaje llamado “fashion blogger”.

Su rol, nuestro rol, aun parece indefinido y ambiguo,  principalmente porque somos un punto medio y nuevo entre una editorial de moda y un consumidor informado que orienta mediante su propio consumo, el consumo de otros, aunque aquí ya nace la primera pregunta ¿Influye realmente nuestra opinión en otras personas? La respuesta parece ser que sí, y eso bien lo han sabido apreciar las marcas, quienes cada vez comienzan a buscar y reclutar más bloggeros para buscar nuevas formas de publicidad, pero los blogs de moda tendemos a uniformarnos con el contenido que entregamos, sobre todo una vez que aumentamos en lectores y somos invitados por las marcas a entregar información y publicidad sobre sus productos, lo que resalta y destaca que nos falta posturas diversas frente a un mismo evento, diferentes miradas más personales y críticas frente a un mismo producto que permita al consumidor conocer diferentes ángulos del mismo artículo, es decir, parece esencial que el o la blogger conozca el producto para opinar sobre él, más que la simple reproducción del contenido oficial por parte de la marca.

Pero, aquí viene la pregunta eterna del huevo y la gallina, porque qué es primero ¿La marca debe acercarse al bloguero o el bloguero a la marca? Y esa pregunta, que para muchos pudiese ser insustancial cuando se trata de grandes conglomerados, se presenta importante en el caso de las pequeñas tiendas y los/as diseñadores independientes, pues es difícil saber quien debiese llamar a quien y el bloguero de moda debiese tener claro su postura frente a ese tipo de diseño, esa área de la moda olvidada por la publicidad que bordean las calles y que durante mucho tiempo fueron el centro de nuestra moda local: sastres y costureras, artesanos, tejedores, zapateros y otros oficios ligados al arte del vestir, además de nuevos emprendedores y diseñadores independiente que realmente generan confección y diseño en el vestuario, los bloggers debiésemos tener una relación con ellos cercana y constante justamente con quienes podrían marcar la diferencia en un futuro no tan lejano y a quienes más espacios de difusión les falta. Pero, por ser tan poco difundidos, cuesta muchas veces encontrarlos y, cuando uno ya logra generar un lazo, algunos incluso impiden las fotografías de sus productos para evitar la copia o la “inspiración”de otros diseñadores, una lástima pues el mundo del blog d emoda no funciona sin la fotografía.

A veces pareciera que los blogueros de moda, y los blogueros de todas las áreas, hemos olvidado el espacio disidente que es internet que permite, por ejemplo, promocionar aquello que las editoriales formales no promocionarían o crear información que sea, tanto en extensión como en contenido, totalmente diferente a lo que harían otros medios llamados formales, así los fashion bloggers olvidamos proponer nuevos personajes que puedan cambiar, modificar o aportar nuestro fashion nacional: nuevos rostros para modelos, fotógrafos, estilistas, creativos o los ya nombrados diseñadores.

Pero tal vez la primera pregunta y la que pudiese resolver esta gran cantidad de inquietudes es si ser Fashion Blogger es un trabajo o es simplemente un acto de recreación juvenil, porque no sólo demanda demasiado tiempo la creación de nuevos contenidos, si es un trabajo y a usted esto le interesa, deberá saber que la etiqueta de “fashion blogger” es usada como un apelativo irónico sobre todo en las mismas redes sociales donde nacen este tipo de etiquetas y, más que deprimirnos o decir “dejen de molestarme” cuando se les etiquete de tal, la pregunta debiese ser ¿Qué hemos hecho para que la etiqueta de fashion blogger sea una especie de ironía? y preguntarnos en la intimidad (?) de nuestros blogs ¿qué estamos haciendo para que la misma etiqueta sea considerada un rol relevante dentro del mundo de la moda?